LirioAustral

Friday, September 02, 2005

Se Van...

Iglesia y convento de San Francisco, Valdivia, Chile.








Los capuchinos abandonan Valdivia. Sus bienes, entre los que se cuentan la hermosa Iglesia de san Francisco, pasan a pertenecer a la Iglesia diocesana. Dolorosa noticia para muchos valdivianos, especialmente, porque parte el amado Padre Isidoro considerado el hombre más santo de la ciudad. Ya no lo veremos transitar por nuestras calles con su hábito marrón y sus pies calzados con sandalias a pesar del frío. Aquel viejito de larga barba blanca que los niños confundían con el viejo pascuero, se va para no volver más. Mis padres están consternados, la amistad que los une desde hace muchos años hace que su tristeza sea más honda que para ninguno; sus frecuentes visitas a nuestra casa familiar llenaban de alegría nuestro hogar y bendiciones por mil. El Padre Isidoro es de aquellos que con su sola presencia iluminan el lugar donde está. Siento un dolor muy grande, por mis padres, por los muchos que sufren esta partida. ¡ Qué egoista soy! Los hermanos deben descansar después de tanto años de servir a los más necesitados, los marginados de Valdivia: indigentes, alcohólicos y drogadictos de la ciudad.
¿Pero quién continuará su labor?
Se van, dijo el Obispo de la Araucanía, porque no es posible mantener el convento ni la iglesia , y especialmente porque los hermanos son de avanzada edad.
Se van... ¿Quién ocupara su lugar?... ¿Quién?
Se van...

9 Comments:

At 10:08 PM, Blogger danieLa® said...

Lamentable. Sobre todo cuando es gente que da tanto por los demás, y en forma anónima. A diferencia de muchos que olvidan la frase "que lo que dé tu mano derecha no lo sepa la izquierda".

Lo importante es que el legado quede en los corazones de toda la gente a la que ayudaron, y así ellos continúen con la misión de dar sin esperar recibir algo de vuelta.

Hay que pensar que tal vez ellos ya cumplieron esa misión, y que ahora se merecen descansar.

Mil saludos para ti.

 
At 11:01 PM, Blogger Lilian said...

Gracias Daniela, pienso lo mismo que tú... pero igual estoy triste :(
Un abrazo

 
At 1:54 PM, Blogger sinretorno said...

Dios no se deja ganar en generosidad, todo será para bien, aunque no se entienda ahora.

 
At 6:53 PM, Blogger Lilian said...

Eso espero, SR, eso espero.

 
At 7:01 PM, Blogger Haller said...

De verdad que ese curita tenía algo especial. en mis años de studiante en Valdivia lo divisé un par de veces. Tenía una preencia especial.
Lástima lo de los capuchinos. Voy más o menos seguido a Valdivia y siempre al pasar frente a esas altas ventanas me preguntaba qué sería de la vida oculta de los religiosos...Hay preguntas que son mucho mejores que las respuestas.
Saludos

 
At 8:11 PM, Blogger Lilian said...

Es harto especial, dicen que camina con Dios...

 
At 4:57 AM, Anonymous Marta Salazar said...

Me encantó tu blog, fantásticas las fotos.

Me gustaría que nos contaras algo más -es sólo una petición- acerca de los capuchinos de Valdivia.

Vienen de Baviera, no?

 
At 1:01 AM, Blogger Lilian said...

Gracias, Marta por tus ánimos, durante mi colación entré un momento a tu blog, el fin de semana lo haré con más calma. Ahora son las 4 de la mañana, no he podido dormir así que me levante y me lance a mi blog.
Sí, tengo entendido que son de Bavaria. El Padre Isidoro es alemán, ese lo sé con certeza. Trataré de contarte algo más en algún post.
Un saludo

 
At 7:16 AM, Anonymous Marta said...

Gracias Lilian! Sería fantástico que escribieras algo sobre ellos, cuando llegaron, dónde se instalaron... Sé que incluso hay una aparición de la Virgen en la zona, en que tuvieron algo que ver los capuchimos, me lo contó el papá de una amiga hace años. Todo muy impresionante.

Hay que rezar por los capuchinos y por los franciscanos en general. Estamos en las mismas, amiga, cerca de mi casa, también se van -esta vez los franciscanos "de café"- de la Iglesia - lugar de peregrinación que han mantenido por siglos.

 

Post a Comment

<< Home